Más que un pueblo…

pueblohotl

Hoy desde nuestro taller nos ponemos melancólicos recordando como desde muy pequeños fuimos viendo lo diferente que era el pueblo a la ciudad,  lo genial que era poder jugar en las calles sin tráfico sintiéndote dueño de ellas, las cosas que aprendimos y que ni sabíamos que existian o las aventuras por los bosques cercanos.

 

Otra cosa que siempre llamó nuestra atención era la forma en que todos los vecinos cuando tocaba la vendimia o la recogida de las patatas ( días importantes en la vida de la gente del pueblo) se ayudaban unos a otros en las sucesivas recogidas. Sin duda el pueblo era una verdadera comunidad. Todo esto hizo que el comienzo de todo fuese aún más inolvidable pues a nada de empezar a vaciar todos los viejos tratos de la casa ya todos los vecinos habían venido a curiosear con cualquier excusa para ver que íbamos a hacer y como estaba todo en el interior, esto siempre nos resulto algo muy gracioso. Poco a poco estas gentes con sus historias fueron trayendo a nuestras mentes recuerdos que nos encantaba oír como cuando se construyó la escalera de la casa al jardín o como mi abuelo había ido a buscar piedras a la cantera del pueblo.

 

bosque1

Todos estos recuerdos hacían que el transcurso de la obra fuese más especial y entretenido, además sentiamos con ilusión como recuperábamos parte de la historia de la casa, del pueblo y de nuestra familia. Pronto los vecinos pasaron de venir a curiosear y contar historias a echarnos una mano y darnos grandes consejos  que habían adquirido a lo largo de su longeva vida. Era impresionante la cantidad de que cosas que habían logrado a lo largo de su vida a pesar de los pocos medios de los que disponían  pero lo compensaban con paciencia y el buen hacer de las cosas.

Su compañía y sus recuerdos hacían más amenos y entretenidos los días de trabajo y  en su cara podias ver su felicidad por sentirse escuhados y útiles durante el tiempo que estaban a tu lado.

Sin duda tenemos que decir que los echamos y echaremos mucho de menos porque más que vecinos eran parte de una gran familia que era el pueblo. Por desgracia mucho de ellos ya no están con nosotros y aunque las obras continúan nunca serán lo mismo. Pero podemos decir que formarán parte de nuestras vidas, nuestro aprendizaje y que han dejado huella .. Esperamos que algún día que con nuestros actos dejemos huella en generaciones posteriores como hechos lo han hecho en nosotros.

 

 

1 comentario

  1. André BiancoContestar

    Un saludo desde Brasil!

    Nos encantó sus productos y la forma de presentar-los. Yo estube en Galicia en 2011 u realmente és un sitio unico de gran belleza!

    Nos vemos!

    André Bianco De Pieri

Deja un comentario